El calafate

Hace mucho tiempo atrás, en la Argentina en el sur del país la comunidad Tehuelche se dio cuenta que se aproximaba el frío invierno y llegaría la nieve, entonces los Tehuelches advirtiendo esto comenzaron a prepararse para marcharse, el jefe de la tribu Tehuelche reunió a todos sus miembros y les pidió que se prepararan para irse hacia el norte, donde habría comida y animales, después en la zona se habían agotado y llegaría el duro invierno, una mujer muy anciana de la tribu llamada “koonec” deseaba ir con el grupo pero le resultaba imposible por lo que se quedaría en el lugar. La familia le insistió a la anciana para que los acompañara y se fuera con ellos, pero les dijo que no podía porque sus piernas no tenían la fuerza necesaria. Sus hijos y nietos se dieron cuenta que pronto moriría, los tehuelches partieron entonces a pie y caminaron hasta que vieron un lugar donde habia animales guanacos, ñandúes en abundancia, entonces se pusieron de acuerdo para cazarlos con sus voleadoras y así alimentarse. La anciana llamada “connec” permaneció en su toldo viendo que con las primeras nevadas las aves comenzaban a marcharse, dejándola sola y triste en el lugar, Connec la anciana permaneció allí soportando el viento el frío intenso, la falta de alimentos, aguantando hasta que el tiempo mejoro, la nieve se marcho, sobreviviendo vio entonces regresar a los pájaros a los cuales les reprocho mostrándoles que se habia salvado y que aun estaba con vida, ante el reproche las aves contestaron que no se enojara que se habían marchado del lugar por la falta de alimentos, la anciana lo medito les dio la razón y les dijo que en el futuro en la zona no les faltaría el alimento, los pájaros la miraron sorprendidos y vieron como ella se convertía en un arbusto, luego de un tiempo los tehuelche regresaron y vieron asombrados al nuevo arbusto que antes no estaba y a hora allí se encontraba. Todos miraron con gran curiosidad a la nueva planta de la cual broto una gran flor amarilla y cuando se acercaron a verla mas de cerca, brotaron muchas mas y se fueron convirtiendo en frutos, el cual fue tomado por uno de ellos y supieron entonces que les seria útil para preparar dulces, remedios, bebidas y pinturas, gracias a ese arbusto al que llamaron CALAFATE.