El Hombre Caiman

El Hombre CaimanHabía un pescador de nombre Saúl originario de plato magdalen que después de su faena de pesca se dedicaba a parrandear en compañía de un amigo y las muchachas del pueblo y no había parranda que no se invitara, su apetito desaforado por las mujeres lo llevaba a la orilla del río a fisgonear a escondidas entre los arbustos a las mujeres cuando tomaban el baño, el quería acercarse mas le agrumaba el deseo de verlas y su idea era convertirse en caimán para sigilosamente llegar hacia ellas, pero las muchachas notaban su presencia pues tenia unos dientes de oro y el reflejo del sol sobre ellas daba un resplandor que lo identificaba, Saúl sabia de un brujo indígena que preparaba unas pócimas para convertirlo en caimán y sin pensarlo dos veces partió a una ranchería en la alta guajira donde efectivamente el brujo tenia las pócimas una blanca que lo convertía en caimán y una roja que lo convertiría en humano de nuevo, inmediatamente regreso y le pidió a su amigo que le echara la pócima blanca al hacerlo esta dio un resultado extraordinario que de inmediato lo convirtió en caimán, lleno de placer se lanzo al río y sigilosamente se acerco para cumplir su deseo de ver muy de cerca a las mujeres, escondido entre las piedras pasaba el tiempo observando a las muchachas sin ser visto por ellas, luego regresaba y como habia acordado con su amigo este lo esperaba en la playa para echarle la pócima roja que con la misma efectividad de la blanca lo convertía de nuevo el ser humano llamado Saúl, pero un día se fueron a parrandear y su compañero se paso de tragos y no lo pudo acompañar al otro día, entonces invito a otro amigo de tragos y este le hecho la pócima blanca sin problemas pero al ver la bocota del caimán se asusto y dejo caer la pócima que callo sobre una piedra liberándose en mil pedazos y solo unas gotas cayeron sobre la cabeza del caimán, sin embargo se tuvo que conformar con su suerte y con su nuevo habitad que lo obligaba a permanecer por siempre en el río, el amigo se vio obligado a contarle a la madre de Saúl lo sucedido, ella empezó a visitarlo para darle animo y cuidarlo y todos los días iba para llevarle pan, queso y ron al que estaba acostumbrado, la madre viajo a la guajira para buscar al brujo pero este había muerto, esta noticia la impacto tanto que murió de pena en el viaje de regreso, su amigo le llevaba música y bailaba con el para matarle el aburrimiento, pero sucedió lo que tenia que suceder las muchachas lo vieron tan cerca que salieron espantadas a contarles a sus amigos y familiares la horrenda visión del hombre caimán, reunidos todos decidieron darle casería su amigo al enterarse de la decisión, salio corriendo hacia el río para darle aviso y Saúl el hombre caimán no tuvo mas remedio que marcharse río abajo hasta llegar a la embocadura del río magdalen en Barranquilla, dicen que algunos pescadores lo han visto pero ciertamente no se sabe que paso con el hombre caimán.