La leyenda de la dama enlutada

La leyenda de la dama enlutadaEs una leyenda que tiene su origen en el estado de san Luis Potosí que ocurrió en los años ochentas y el protagonista de esta historia fue el taxista Abel Morales salio a trabajar como todas las noches y ocurrió en noviembre en uno de los meses mas fríos en San Luis Potosí.
Abel había trabajado aproximadamente por 5 horas y ya era alrededor de las 2 de la madrugada y prácticamente no habia conseguido a ningún cliente, entonces decidió regresar a su casa y al momento en que pasa frente aun templo que se llama el saucito y a unos metros mas adelante, donde curiosamente hay un panteón que tiene el mismo nombre le hace la parada una mujer vestida de negro, Abel se orilla la mujer sube al taxi y le dice que por favor la llevara a diferentes iglesias Abel le dice que ya es demasiado tarde que seguramente a esa hora no va a encontrar ningún templo abierto, pero la mujer le dice que no importaba que ella lo único que necesitaba era rezar enfrente de sus puertas y Abel acepta y la lleva primero al templo de san francisco, la mujer durante el trayecto se mantuvo siempre callada a pesar que Abel trato de hacerle platica la mujer no le contestaba, Abel entendió que la mujer estaba concentrada o estaba rezando y el prefirió ya no hacer el intento de hablarle, cuando llegan al primer templo la mujer baja y camina lentamente a las puertas del templo y reza por unos minutos y regresa al taxi y le dice que la lleve al templo de la señora de Guadalupe y prácticamente ocurrió lo mismo y la llevo a siete templos y al final ya en el ultimo templo le dice que por favor la lleve al mismo lugar donde la recogió que es a unos cuantos metros del cementerio del saucito, antes de esto la señora le advierte que la va tener que disculpar pero que no traía dinero para pagarle, pero que le iba dejar una carta y una medalla para que el se las entregue al licenciado Mario Palomares para que esta persona le pague lo que se le debe, Abel toma las cosas de mala gana porque el ya estaba muy cansado y no se le hizo justo que no se le advirtiera que no se le iba a pagar, Abel toma las cosas y las coloca a un lado, y lleva a la mujer donde la recogió y curiosamente voltea y ve que la mujer no estaba y pensó que tal vez por el cansancio no escucho cuando se bajo del taxi pero tampoco la ve por ahí cerca y se le hizo muy extraño pero Abel se fue a su casa, a la mañana siguiente Abel toma las cosas y se dirige al despacho de Mario Palomares y le entrega las cosas y le dice que le daba mucha pena molestarlo pero que la noche anterior habia llevado a su hermana socorro a diferentes templos para que ella rezara en las puertas de estos y el licenciado Mario Palomares toma las cosas y ve que de tras de la medalla dice el nombre de socorro y ve la carta y se da cuenta que si se trataba de su hermana y se sorprendió y le dijo al taxista que socorro tenia seis meses que habia fallecido pero que le iba a pagar por haberle ido a dejar las cosas, el taxita rechazo el dinero y se espanto al grado que unos meses después Abel Morales fállece inexplicablemente.