La niña electrica

Angélica Courtin era una niña inglesa campesina de baja estatura que al parecer ejercía un extraño efecto sobre las personas y las cosas que hoy en día se conoce como psicoquinesia o telequinesia