La verdad de Santa Claus

La verdad de Santa ClausLa figura de santa claus esta relacionada desde hace mucho tiempo, con la entrega de regalos para niños durante la navidad y aunque hoy lo solemos representar como un hombre grande, obeso, barbudo con ropas rojas y blancas, este no siempre ha sido su aspecto característico.
El mito de santa clos tiene un origen muy antiguo y las tradiciones que lo han acompañado son muy diferentes a las que conocemos a hora en un principio este personaje esta basado en una persona real San Nicolás un obispo que vivió en el siglo III de nuestra era y fue reconocido por su generosidad.
El nombre santa clos deriva de la palabra holandesa sinter claas nombre que le dan a San Nicolás. San Nicolás nació en un pueblo mirra en lo que hoy es Turquía, desde muy pequeño se convirtió en un devoto cristiano, cuando joven sus padres murieron dejándole una cuantiosa herencia la cual de inmediato repartió entre los mas pobres de su ciudad.
Nicolás se convirtió en un importante sacerdote y con el tiempo llego hacer el obispo conocido por defender a los inocentes y a demás se le atribuyen numerosos milagros que incluyen hasta la resurrección de muertos pero su hazaña mas famosa sucedió cuando decidió ayudar a las tres hijas de un hombre muy pobre ellas no conseguían trabajo y para evitar que se dedicaran a la prostituciòn, San Nicolás les dejo secretamente bolsas con oro debajo de sus camas.
Se dice que después de este hecho San Nicolás se convirtió en el benefactor de mucha gente pobre, costumbre que su pueblo imito tras su muerte permaneció sepultado en mira hasta en el año de 1071 un grupo de marineros llevo sus restos a la ciudad italiana de Bari donde aun permanecen y son venerados por millones de personas cada 6 de diciembre.
Se dice que lo que aun subsiste de este personaje emite cada año un liquido llamado mana que supuestamente tiene propiedades milagrosas, la generosidad legendaria de san Nicolás le valió ser venerado en todo Europa, desde tiempos antiguos a la par.
Antes de la llegada de las tradiciones cristianas llegadas a Alemania, los pueblos nativos contaban la historia del Dios guodan, en cada año al inicio del invierno organizaba una gran casería los niños dejaban botas llenas de comida para los caballos de guodan y este cambio les daba regalos.
Esta leyenda permaneció se mezclo con la historia de san Nicolás por esto también surgió la costumbre de dejar botas navideñas llenas de dulce en esta época con el tiempo cada país fue desarrollando sus propios mitos, los holandeses por ejemplo le dan a san Nicolás un ayudante llamado Pedro el negro quien carga los regalos.

En otros lugares de Europa hasta hoy día los regalos se entregan el 6 de diciembre que coincide con la fiesta del santo.