Leyenda de la aguada

Leyenda de la aguadaHace ya muchos años en el lugar donde ya actualmente se encuentra la aguada del poblado de Hampolol, vivía una mujer con su hijo de pocos meses de edad y tambien tenían a un perro que era guardián de la casa, era reducida la familia y la mujer tenia que hacer todo el quehacer del hogar, para surtirse de agua tenia que caminar un buen trecho hasta un lejano pozo y como era de costumbre un día fue por el agua y ya de regreso con el cántaro lleno del preciado liquido descansando sobre sus caderas regresaba a su choza cuando de repente un pájaro al verla pasar le dijo apresurate porque tu hijo llora, ante esto la pobre mujer apresuro sus pasos de regreso esperando lo peor y ya en su hogar se encontro con que su hijo lloraba gritando mucho metido en la maca en la que lo habia dejado, entonces regaño al perro diciéndole que era un holgazán que no servia para nada y que ya debería de aprender a cuidar al niño y diciendo esto tomo una vara con la que castigo fuertemente al pobre animal el cual se fue a esconder al patio. Al día siguiente fue la mujer como de costumbre a buscar agua, pero recomendó mucho al perro que atendiera al niño de lo contrario lo volvería a castigar con dureza si no cumplía con lo encargado, para desgracia del animal apenas salio la mujer el niño comenzó a llorar escandalosamente el perro se puso a ladrar en la forma mas suave que pudo, pensando que así podría distraer al pequeño pero aquello no era canto si no aullidos y por mas que el pobre animal ponia todo de su parte el niño lloraba con mas fuerza, el perro pensando en el castigo que le esperaba llamo en su auxilio a los dioses protectores de los animales quienes acudieron al punto, contándole el animal sus desventuras y encontrando en sus protectores ayuda y consejo de lo que debería hacer dándole facultades humanas para salir del apuro pero, no sin antes reprochar la pretensión de la mujer que quería dedicar al perro a obligaciones ajenas a su clase, regresaba la mujer con su cántaro lleno de agua cuando un pájaro se le acerco y le dijo, no te apures tu hijo esta siendo muy bien cuidado y le cantan, a la mujer le pareció muy bien aquello y ya podía despreocuparse ya podía salir de su casa cuantas veces quisiera y tardarse cuanto quisiera, pues ya sabia que el niño estaria bien cuidado, así fue ella la que comenzó a holgazanear dándole al perro nuevas obligaciones y castigándolo cuando este no hacia lo que le decía pero el perro se canso, reflexionaba que Dios no lo habia creado para aquellos oficios pues el perro tienen otras cosas que hacer en el mundo y no la de cantar a los niños ni suplir los trabajos de las madres desobligadas.
Otra vez llamo a su auxilio a sus dioses exponiendo sus quejas, estos comprendieron la razón que le asistía al animal y le undieron la treta que abría de poner en juego para acabar de una ves con todo aquello, y un día la mujer tomo su cántaro y se fue por agua al pozo tardo mucho en volver y al regresar el niño lloraba desesperadamente, furiosa la mujer hacento su cántaro en el suelo y se dirigió al animal para castigarlo se sentia burlado por el animal quien la habia llamado “charco de agua sucia”, la mujer trato de apaliar al animal pero el perro salio huyendo pero con la prisa al salir el perro corriendo atropello al cántaro que la mujer dejo en el suelo rompiéndose dejando escapar el agua el que paresia no agotarse formando un pequeño río que inundo la casa en pocos minutos, el perro le gritaba a la señora anda ya puedes quedarte en casa atender a tu hijo, todo ocurrió rapidamente las aguas siguieron aumentando hasta inundar todo, el animal pudo salvarse porque como estaba prevenido corrió antes de que el agua lo cubriera, la mujer estaba paralizada de tanta impresión y fue arrastrada por el agua juntamente con su hijo pereciendo ambos ahogados, dice la leyenda que esto fue el motivo por lo que se formo la aguada de Hampolol y si el perro llamo a la mujer “agua sucia” fue en alución a lo sucio del agua de esta aguada, se cuenta que a partir de este suceso todas las madres indígenas de la región temen a esta aguada y en ciertas épocas de año aun puede escucharse en esta aguada el canto del perro adormeciendo al niño.