Leyenda de los perros

Existe una leyenda que cuenta que hubo un hombre militar de nombre Francisco, quien amaba mucho a su esposa y un día decidió mandar a construir un puente , el dichoso puente de la merced, su esposa le pidió que al finalizar la construcción del puente sobre la entrada al puente colocara las dos esculturas de sus perros Aníbal y Alejandro, pero Francisco opto por colocar mejor un par de pebeteros, a los pocos días la esposa de Francisco muere cuyas causas de muerte siguen hasta la fecha desconocidas, entonces él se decidió a cumplir el deseo de su querida esposa y mando a quitar el par de pebeteros y en su lugar puso las esculturas de sus dos perros Aníbal y Alejandro.
Se dice que durante la noche se escuchan los ladridos de los perros y que se alcanza a apreciar una silueta a lo lejos de lo que aparenta ser una mujer.