Leyenda de navidad

La Noche Buena. En México se acostumbra llevar regalos al niño Jesús durante la misa de la noche buena como símbolo amor y gracias por su bendición. Había un pequeño niño cuyo nombre era Pablo, él estaba muy triste porque quería darle un regalo al niño Jesús pero Pablo era muy pobre y no tenía los suficientes recursos monetarios para darle un obsequio, entonces el lloro y lloro en un rincón de la iglesia hasta que sus lágrimas que resbalaban a través de su rostro y caían al suelo de la iglesia comenzó a crecer una planta hermosa.
Las hojas de esta planta hermosa eran de un rojo encendido, la forma de la planta era simular a la de una estrella y en el centro de ella poseía un manojito de pequeñas flores amarillas que la llenaban de luz. En ese momento Pablo se dio cuenta de que esto había sido un regalo de Dios enviado para que él se lo ofreciera al niño Jesús, Pablo emocionado por lo ocurrido deposito aquella hermosa planta sobre los pies del Pesebre y desde entonces Pablo ha estado inmensamente feliz.