≡ Menu

Leyenda de oaxaca

Leyenda de oaxacaEn donde a hora crece la caña de Hermenegildo, se encontraba una laguna como la que se ubica en las estribaciones del cerro San Francisco Cajonos, en ese lugar vivía una serpiente, una singular serpiente que según la tradición, tenia estampada en la frente una moneda como también el nombre del pueblo.

Gracias a ella todo lo bueno se daba aquí llovía y se producía tal cantidad de naranjas, plátanos, limas y demás fruta que la que no se consumía se pudría ahí mismo debajo de los frondosos árboles y plataneras, dicha prosperidad no podía pasar desapercibida y fue así como los hechiceros de “Los Bajos” se dieron cuenta que la fertilidad venia con aquel animal por ello se propusieron raptarlo, primeramente se trataron de llevar la imagen de San Pablo pero los hechiceros de paganiza también se dieron cuenta y lograron impedirlo, al amanecer la gente fue a recoger la imagen que estaba por los terrenos del difunto Platón, allá por las orillas del pueblo pero como no lo lograron dejaron pasar un buen tiempo y cuando esto se habia olvidado vinieron por la serpiente que habitaba la laguna, nuevamente los hechiceros del pueblo salieron a perseguir a los raptores habiéndose trabado de una gran batalla hasta llegar a las orillas del río cerca de la comunidad de los raptores, hasta allá llegaron en la persecución pero ya era tarde, entonces se retiraron porque comprendieron que ya era imposible, recuperar a la serpiente estaban todavía a buena distancia del pueblo de los que se habían robado la culebra, en un lugar llamado en zapoteco Xh`law, en las orillas del río (yaw xh`des) de esa ribera se regresaron los paisanos entristecidos porque comprendieron que todo era inútil, esto no se puede quedar así nada mas hagamos algo, cuando menos algo este señor se podía transformar en rayo y otro de sus compañeros tenia el don de materializarse en forma de viento, por lo tanto el rayo le dijo al viento comienza a juntar las nubes para que les dejemos cuando menos un recuerdo esta bien comento el compañero y comenzó a juntar las nubes, apareció una pequeña nube en dirección al pueblo de los raptores, el que podía convertirse en rayo pidió que a sus compañeros que se protegieran en algún lugar, lo hicieron y en seguida se escucho un tremendo estruendo, el rayo habia hecho blanco en la iglesia del pueblo de donde habían salido los hechiceros que se habían llevado a la serpiente, nada mas un poquito de los cimientos de lo que habia sido el templo quedaba todo lo demás era ruina, en una cabaña de zacate tenían su santo cuando yo fui por allá, hasta entonces creí lo que me contaba el difunto Francisco Robles, cuando se refería a la batalla entre los hechiceros de ambas comunidades no me acuerdo que fui por los Bajos, fui al monte negro (lo zoga) y puede ver que cerca de allí pasaba el camino que llevaba a la orilla del rió Yaw Xhdesh, al llegar al lado opuesto me fije que aquel que se habia robado la culebra, no habia reparado su templo los santos aun se encontraban en una casa de zacate, hasta entonces creí lo que habia dicho aquel anciano y entre mi exclame tenia razón el pobrecito y yo no le creí eso fue lo único que lograron hacer los hechiceros del pueblo en su afán de recuperar al animal que garantizaba el bienestar, por eso fue que la laguna se seco, desapareció ese lugar que habia sido la habitación de aquel animal, dejo de existir cuando la culebra ya no volvió, comenzó también a haber sequía y la cosecha ya no se recogió en abundancia de aquellos días de bienestar y bonanza ya nada quedo, las frutas escasearon y las pocas que se daban contenían infinidad de gusanos volvió y se quedo tal vez para siempre la miseria y la tristeza solo la añoranza de unos cuantos viejos, un pasado cada vez mas lejano, el recuerdo bueno de las hermosas cosas que habia cuando la serpiente brindaba abundancia.

{ 0 Comentarios… add one }

Deja tu comentario