Leyenda del fantasma de la monja

Leyenda del fantasma de la monjaLa leyenda del fantasma de la monja comienza hace muchos años con los hermanos Ávila, Alfonso, Gil y María, la cual era una joven muy bella y tenía muchos pretendientes.
Los hermanos de María eran muy celosos y no querían que ella tuviera un noviazgo y hacían todo lo posible para ahuyentar a todos sus pretendientes, pero hubo uno que no les tenía miedo a los hermanos Ávila, un hombre de apellido Arrutia, el logro que María se enamorara de él.
María y Arrutia pensaban casarse, pero los Alfonso y Gil no estaban contentos, por lo que visitaron a Arrutia para intentar ahuyentarlo peor no lo lograron. Un día los hermanos se enteraron que Arrutia solo quería a María por la gran fortuna que ella tenía, por lo que decidieron volver a visitarlo, esta vez le ofrecieron dinero con la condición que se marchara sin despedirse y el acepto.
Cuando María se enteró cayo en depresión y sus hermanos aprovecharon para internarla en un convento, hay María se convirtió en una monja pero aun así no olvidaba a Arrutia. Fue por esto que una noche decidió colgarse de uno de los árboles del patio, pero aun así su pena no ceso, ya que cuentan las leyendas que cuando alguien pasa por las noches cerca de aquel árbol, aun se ve a la monja colgada o caminando por los pasillos del convento.