Leyenda del mole poblano

Leyenda del mole poblanoCuentan que Juan de Palafox, que era el virrey de la Nueva España y a parte era Arzobispo de Puebla, éste en una ocasión visitó su diócesis, y en un convento cercano le ofrecieron un banquete, en donde los cocineros al saber de la visita del Virrey se esmeraron en la preparación de la comida. El cocinero era el Fray Pascual, el cual corría desesperado dando órdenes en la cocina, debido a que estaba muy nervioso y comenzó a despedir a sus ayudantes en la desesperación. Cuentan que Pascual comenzó a poner los ingredientes en una charola pero que tenía tanta prisa que tropezó y todos los ingredientes cayeron en la charola donde unos deliciosos Guajolotes estaban ya casi en su punto.
Pascual pensó que la comida ya estaba echada a perder, era la comida que ofrecería al Virrey, el fray comenzó a orar con toda su fé, en el momento en que se enteró que los comensales ya estaban sentados en la mesa. Sorprendido quedo el fray cuando observo que los comensales escogían ese accidentado platillo. Hoy en día las amas de casa cuando están muy apuradas invocan la ayuda del fraile con la siguiente oración “San Pascual Bailón, atiza mi fogón”.