Leyenda indigena del fuego

Leyenda indigena del fuegoCuenta la leyenda que hace mucho tiempo, los Huicholes eran un pueblo muy pequeño, estos durante las noches pasaban frio porque no tenían algo que los mantuviera caliente. Un día le pidieron al sol que les obsequiara una de sus llamas para que ellos se pudieran calentar durante la noche. El sol acepto y dejo caer una de sus llamas, pero esta cayó en el territorio de los enemigos de los Huicholes, quienes atraparon el fuego y no lo compartieron.

Los Huicholes desesperados por conseguir el fuego, mandaron a personas a robarlo, pero ninguno logro hacerlo. Los animales del bosque decidieron ayudarlos, enviaron al tlacuache, este al llegar cerca del fuego se quedo inmóvil y se hizo pasar por una piedra, día tras día se acercaba mas al fuego. Para el séptimo día ya se había acercado lo suficiente, pero solo su cola lograría llegar. Sin pensarlo dos veces metió la cola al fuego y salió corriendo, al hacer esto los guardias corrieron tras de el arrojándole lanzas y flechas. Después de un tiempo logro regresar con los Huicholes, quienes rápidamente comenzaron a cuidar al fuego y a curar al tlacuache.