Leyenda mexicanas de terror

El bebe chamuco. En el estado de Guerrero había un señor llamado Don José, era un campesino muy trabajador. Después de terminar su jornada decidió ir al bar donde acostumbraba ir después de trabajar. Cuando llegó ahí, miro que estaban unos de sus amigos y se acercó a ellos, estaban hablando de unas mujeres del mismo pueblo que andaban diciendo que se les había aparecido el demonio, cosa que Don José no creyó y reaccionó con una carcajada. Como no era muy de su interés ese tema término su tequila y siguió su camino rumbo a su casa, pues él no creía en nada de esas cosas.
Cuando iba caminando cuando pensó haber escuchado el llanto de un bebe, se acercó a dónde provenía ese ruido y efectivamente encontró a un bebe llorando pero también estaba en el piso y sólo, miro a todos lados pero no vio a nadie, así que sólo cargo al bebe y siguió caminando rumbo a su casa.
Entre más caminaba sentía que él bebe pesaba más y más y cuando ya casi no lo aguantaba voltio a ver al bebe, pero lo que encontró fue la cara del demonio, ” ahora sí crees en mi”, en ese momento soltó al bebe y se fue corriendo. Nadie lo volvió a ver.