Leyendas de durango

Leyendas de durangoLas piedras azules del río Tuna. En un pueblo nacieron tres hermosas mujeres, ellas tenían unos padres celosos y protectores, pero al ser tan bellas todos los hombres del pueblo querían pedirles la mano, al darse cuenta que no las amaban, solo querían su belleza, les dijeron a sus padres que no las dieran en manos de ningún hombre porque no era amor verdadero el que podían sentir, así se cumplió, pero con el paso del tiempo, se las cuidó cada vez más, tanto así que solo salían a bordear el río.

Una tarde se encontraron con tres muchachos por el río muy bellos todos ellos y se dieron un beso, luego hubo algunas visitas más, se juraron amor eterno, pero los padres notaron las frecuentes ausencias y le pidieron a Dios en modo de maldición que ellas sean piedras antes de estar con algún hombre que las pretenda, de manera milagrosa las chicas se convirtieron en rocas, cada una diferenciándose por algo particular y se encuentran debajo del agua.