Leyendas de guerrero

Leyendas de guerreroChamuco bebito. Un día Don José, un campesino del estado de Guerrero, se encontraba trabajando en sus tierras. Cuando termino el día decidió ir al pueblo a tomar un vaso de tequila, como era costumbre después de cada jornada de trabajo.

Cuando Don José llego al bar, se sentó con dos de sus amigos, quienes se encontraban platicando sobre las apariciones que le habían ocurrido a varias mujeres del pueblo, todos decían que era el mismo diablo el que se había aparecido, pero cuando escucho esto Don José comenzó a reírse y solamente dijo que él no creía en nada de eso, al mismo tiempo termino de tomar su vaso de tequila y continuo su rumbo a su casa.
Cuando Don José se encontraba caminando cuando de pronto comenzó a escuchar a un bebe llorando por el camino, cuando se acercó descubrió que a un lado del camino se encontraba un bebe envuelto llorando solo, Don José comenzó a maldecir la quien fuera que fuera la madre por a ver dejado aquel niño solo, después lo cargo y comenzó su camino a su casa, pero cada vez que daba un paso él bebe precia pesar más y más, hasta que decidió volver a ver aquel bebe, al hacerlo escucho como aquel niño ahora con forma de demonio le dijo, ahora si crees, en ese momento lo soltó y comenzó a correr.

 

Leyendas de guerreroLa leyenda del candil. Hace algunos años una mujer deseaba conocer al papa e ir al vaticano, para eso junto durante muchos años monedas de oro las cuales un día cambiaria para poder comenzar su viaje.

Después de años de estar guardando monedas, por fin llego el día en el cual tenía suficiente para comenzar su viaje, ese día contenta le conto a todo el pueblo que tenía el dinero suficiente para comenzar su viaje. Al día siguiente salió durante la madrugada con rumbo al puerto de Acapulco, como no había transporte decidió iré por toda la orilla de la playa, esa noche no había luna así que llevaba un candil para alumbrar su camino. Al poco tiempo comenzó a ver que un par de figuras se acercaban a lo lejos, pero por mas que caminaba rápido los figuras se acercaban más, cuando por fin estaban detrás de ella descubrió que eran un par de hombres del pueblo, pero estos rápidamente comenzaron atacarla para quitarle el dinero y la vida. Desde esa noche muchas personas aseguran ver por las noches sin luna un candil que recorre las playas.