Leyendas de queretaro

Leyendas de queretaroLa sombra de Maximiliano. Cuenta la leyenda que Maximiliano fue enterrado en un panteón de Querétaro después de que este fuera fusilado, pero tiempo después su cuerpo fue llevado a otro lugar.

Un día cuando el cuidador del panteón trabajaba, comenzó a escuchar que alguien pronunciaba su nombre, cuando volteaba no lograba ver a nadie pero los murmuros seguían, hasta que logro ver una sombra a lo lejos que rápidamente se acercaba, sin pensarlo salió corriendo a su casa. Al día siguiente pensó que todo había sido producto de su imaginación y volvió al trabajo. Durante la noche volvió a escuchar que alguien lo llamaba, cuando volteo a ver quién era volvió a mirar la misma sombra, pero esta vez el no pudo correr, cada vez que lo intentaba la sombra se acercaba cada vez más, de repente esa sombra se convirtió en una figura a la cual no se le podía ver la cara, el cuidador no podía moverse, pero su mano se comenzó a levantar, el hombre al que no se le podía ver la cara deposito una moneda en la mano del cuidador y luego la cerro, después de esto el cuidador se desmayo.
Al día siguiente las amigos del cuidador lo encontraron desmayado en el pasto y rápidamente lo llevaron al hospital, pero por mas intentos que hicieron no lograron abrir su mano, cuando por fin despertó narro lo sucedido, y al momento de abrir su mano encontró una moneda antigua, llamaba Maximiliano.