Leyendas de terror verdaderas

En el año de 1983 hubo un muy trágico y lamentable accidente donde los cuerpos de las personas quedaron en pedazos, sólo algunos quedaron completos, y en lugar de enterrarlos hicieron una fosa común donde depositaron los cuerpos hechos pedazos, pero de esta forma no están descansando en paz y a causa de eso se dice que se sienten energías muy extrañas por los espíritus atrapados en esa fosa.
Meses después un grupo de investigadores fueron a ver y dijeron que la gente sentía mucho dolor por la forma en que murieron, tan repentina, y de los que estaban vivos viendo la tragedia y murieron también sin poder hacer nada. Pusieron detectores de movimientos y calor y se podía notar los cambios de temperatura, eran las presencias de las almas.
Desde el día del horrible accidente ya no pasa el tren y los investigadores lograron notar una luz en las vías como cuando viene el tren. En ese momento uno de los que estaban ahí se empezó a sentir muy mal como sí alguien lo atacara y en un instante se tranquilizó nuevamente. Cuando vieron fotos de las que habían tomado en el lugar se vio la forma de un rostro con mucho sufrimiento y otras sombras acercándose a las velas aunque la que les llamó más la atención fue una donde detrás de uno de los investigadores se nota una persona que estaba observando el trabajo que hacían.