Leyendas oaxaqueñas

Leyendas oaxaqueñasRecuerdo mi niñez, cuando en aquel pueblo pasaba un pequeño desfile de gente contenta, y animales dejando sus gracias.
Había un mesón que era el más grande de Ejutla en donde la gente entraba y salía con sus productos, frutas, verduras, animales, mezcal, mi papa decía que…