Leyendas poblanas

Leyendas poblanasLa china poblana. Cuenta las leyendas que durante la época colonia de México, fue traída una princesa China como esclava, la cual había sido secuestrada cuando estaba viajaba por India, ella había logrado escapar en barco de vuelta a China pero en su huida fue nuevamente capturada, esta vez por piratas, quienes llevaron a la Nueva España donde fue vendida a un mercader.

El mercador adopto a la joven princesa como su hija, pero aun asi era consideraba como una esclava, el mercader le enseño hablar español, su esposa la enseño a cocinar y hacer numerosas cosas.
Cuando ambos murieron la joven quedo libre y fue recibida en la iglesia donde se comenzó a conocer como la China poblana. Con el tiempo cuentan las leyendas que ella aseguraba que tenia visiones donde miraba a dios, al principio todos pensaban que estaba volviéndose demente, pero poco a poco comenzaron a creerlo, esto fue lo que origino su historia.
El callejón del muertoEl callejón del muerto. Cuenta las leyendas que en 1785 una de las familias más ricas de Puebla iba a tener un hijo, cuando la esposa llamada Doña Juliana comenzó a sentir que ya era hora que naciera el bebe, su esposo Don Anastasio rápidamente comenzó los preparativos para la llegada del bebe, mando a sus sirvientes a traer todo lo necesario mientras el salía a buscar a la partera.

Cuando Don Anastasio salió por la partera ya era de noche y llovía mucho, sus empleados se ofrecieron acompañarlo pero él se negó y prefiriendo que se quedaran ayudar a su esposa, rápidamente corrió a casa de la partera, para llegar era necesario pasar por un callejón obscuro, cuando entro no tardo mucho en toparse con un hombre que saco su espada para robarlo, pero para cuando aquel hombre termino de decir que le diera su oro, Don Anastasio ya había clavado su espada en el pecho de aquel hombre. Don Anastasio siguió su camino a casa de la partera, de regreso decidió tomar otro camino. Llegaron a su casa y la partera ayudo a Doña Juliana a tener dos hermosos gemelos.
Cuando todo termino Don Anastasio acompaño a la partera a su casa, pasando por el mismo callejón, hay seguía el cuerpo de aquel hombre, rodeado por los vecinos.
No paso mucho tiempo para que las personas que pasaran por el lugar aseguraran que un hombre siempre estaba ahí y al acercarse a él, desaparecía. Por esta razón este callejón se comenzó a llamar el callejón del muerto.