≡ Menu

Leyendas queretanas


Cuenta la leyenda que el acueducto de Querétaro fue construido con dinero de Don Juan Antonio de Urrutia, quien acepto ayudar a la ciudad a cambio de un trato con una monja.
Las ciudad de Querétaro sufría de la falta de agua y necesitaban urgentemente un acueducto, pero no se contaba con el dinero suficiente, por lo que las monjas decidieron ayudar, fueron y suplicaron a don Juan para que este ayudara con su dinero a construir el acueducto, el acepto solo si una de las monjas, de la cual estaba enamorado, decidía casarse, con él. Ella acepto y don Juan aporto el dinero.