Mitos griegos

Mitos griegosDedalo y Talo. Hace mucho tiempo existía en Atenas un excelente escultor de mármol llamada Dedalo, el cual era conocido por sus excelentes obras de artes, pero también por la gran habilidad que tenia con las herramientas.

Junto a Dedalo trabajaba su sobrino Talo, quien anhelaba algún día ser como Dedalo. Un día Talo en camino al taller de su tío descubrió los restos de una serpiente, al observar la mandíbula una idea le surgió, su idea era crear una herramienta con la figura de la mandíbula de la serpiente. Tendría que tener picos muy resistentes, capaces de cortar otros materiales, estos se colocarían uno después de otro. Talo había inventado la cierra.
Cuando Dedalo llego al taller y se percato del invento de Talo, este sintió furia al pensar que su sobrino acababa de inventar una herramienta sumamente útil. Cegado por los celos Dedalo condujo con mentiras a Talo cerca de un precipicio, una vez en el Dedalo lo arrojo por la orilla. Tiempo después se acuso a Dedalo de haber quitado la vida a Talo pero debido a faltas de pruebas este fue liberado pero expulsado de Atenas, pero el invento de Talo fue reconocido con su nombre.

 

Mitos griegosDédalo e Ícaro. Después de varios años de estar trabajando para el rey de Creta, Dédalo comenzaba a sentirse como un prisionero, por esta razón decidió idear una manera para poder escapar de la isla.

La opción más lógica era huir a través del mar, pero el rey Minas contaba con una gran flota de barcos que siempre estaban patrullando, debido a esto era obvio que una huida por mar era prácticamente imposible. Después de un tiempo Dédalo ideo la manera perfecta para huir, el utilizaría alas hechas por plumas y unidas por será. Pero Dédalo no tenía pensado huir solo, el tenía pensado llevarse consigo a su hijo Ícaro el cual había tenia con una esclava del rey.
El día en el que debían escapar Dédalo le explico a Ícaro que no debía de volar muy alto o si no el calor del sol derretiría la cera y las plumas se desprenderían. Con estas advertencias ambos corrieron por la cima de una colina y se arrojaron al viento, después de un tiempo Ícaro se comenzó a dejar llevar por la emoción y cada vez volaba más alto, Dédalo intento convencerlo de que bajara pero Ícaro cada vez subía mas y mas, llego el momento en que los rayos del sol derritieron la cera y las pluma se desprendieron, Ícaro comenzó a caer sin parar y por mas intentos que hizo finalmente cayó al agua donde murió.

SIGUIENTE PUBLICACION:

PUBLICACION ANTERIOR: