≡ Menu

Mitos y leyendas urbanas


Mitos y leyendas urbanasAnimales que anuncian la muerte
Hace mucho se empezó a comprobar que algunos animales eran capaz de anunciar la muerte segundos antes de que ocurriera, al principio no se le dio mucha importancia, sin embargo poco a poco se fue demostrando que esto era verídico.
En primer lugar, la lechuza, cuando revolotea alrededor de una ventana o cuando se ha posado en el techo de una casa significa que una persona va a morir. Según una antigua leyenda mexicana, cuando la lechuza canta, el indio muere. Puede parecer una tontería, pero quizá esté relacionado, ya que esta ha estado muy arraigada, y ha ido pasando de generación en generación, las lechuzas eran usadas en aquelarres de brujas y demonios.
Otro animal que puede estar maldito son las mariposas negras, en muchas culturas politeístas, se pensaba que estos animales, gracias a su forma y color, tenían relación con dioses malignos, y las brujas las usaban para sus hechizos, cuando veían entrar estas mariposas por sus ventanas ya sabían que algo iba a ocurrir, era como si fuera un anuncio de una muerte repentina e inminente de algún miembro de la casa.

Mitos sobre animales
Los murciélagos son ciegos, sin embargo son capaces de orientarse gracias a su radar, esto es verídico, aunque todo hay que decirlo, sus ojos también funcionan, son capaces de vernos sin problemas. Tienen una excelente visión nocturna, por eso muchas veces solo los podemos ver de noche, porque por el día se sienten perdidos y aturdidos.
Por otro lado, se dice que un año perruno es lo equivalente a 7 años en humanos. Es difícil de entender, pero a lo que vamos, cada perro envejece de una manera u otra, además los perros que todavía son pequeños, lo hacen todavía mucho más despacio. Suelen tardar 10 años en alcanzar la vejez, por lo que cada año nuestro equivale a 5 años suyos. Los perros grandes envejecen mucho antes, si los pequeños, por cada año nuestro tienen 5, los mayores aumenta la cifra en 7 años por cada 1 nuestro.
Y por último, otro mito descubierto es que los koalas no son osos. Son capaces de defenderse ferozmente, pero ello no invoca a que los podamos clasificar como osos. En verdad estos animales son marsupiales, y su periodo principal se desarrolla en la bolsa de su madre, la cual les aporta el calor necesario para que todas sus cualidades se vayan desarrollando correctamente.