Noche en el panteon

Noche en el panteon Había un chavo que se llamaba Juan y el tenia un grupo de amigos que se juntaba regularmente, Juan era una persona muy inteligente y muy valiente siempre que andaba con sus amigos aprovechaba para hacer cosas que los demás casi nunca se animaban hacer, un día iban pasando a fuera de un cementerio, Juan dijo que el era lo suficientemente valiente para meterse a ese cementerio a las 12 de la noche, sus amigos no le creyeron pero el por lo mismo de su actitud que tenia aseguraba que el lo podía hacer y sus amigos apostaron si el se metía al cementerio a las 12 de la noche serian sus esclavos durante un mes completo le harían sus tareas, sus deberes en su casa y todo, pero sus amigos querían una forma de comprobar que el de verdad habia entrado al cementerio a las 12 de la noche y entonces le dieron un martillo y una estaca y para comprobar que el de verdad entro a las 12 de la noche en el cementerio el tenia que llegar hasta la parte mas profunda del cementerio y clavar la estaca en la ultima tumba por lo tanto ese día a las 12 de la noche Juan y sus amigos fueron al cementerio y ya en la puerta Juan se empezó a poner nervioso y dudaba que pudiera hacer eso pero como ya habia echo la apuesta con sus amigos y no se podía a echar para atrás a si que Juan se dirigió al cementerio, Juan iba caminando y sentía una atmósfera muy fría y sobre todo tenebrosa el iba nervioso veía las tumbas, los nombres y las fotografías, entonces llego al final a la ultima tumba del cementerio por el nerviosismo se apuro a clavar la estaca ni siquiera estaba viendo lo que estaba haciendo únicamente se dedico a pagar la estaca lo mas fuerte que pudiera para irse de ahí lo mas antes posible, cuando el trato de huir sintió que algo lo jalaba lo tomaba del pantalón y el asustado se jalaba pero no volteaba para ver quien lo estaba jalando y en eso de repente se desmayo, pasaron las horas y sus amigos al darse cuenta de que no regresaba no fueron a buscarlo mejor llamaron a sus padres a la mañana siguiente regresaron a buscarlo pero lo encontraron muerto del susto, al estar revisando los hechos se dieron cuenta que Juan habia clavado su pantalón con la estaca y por eso no podía correr.